domingo 29 Ene, 2023
InicioFrancia"No estamos en la peluquería"... En el juicio de Barjols, los acusados...

«No estamos en la peluquería»… En el juicio de Barjols, los acusados ​​abrumados por los «temas»

En el tribunal correccional de París,

Antes incluso de llegar al meollo del asunto, el presidente de la cámara 16 del tribunal correccional de París, Thomas Jouck, quiso hacer una puntualización: “Aquí no hacemos religión, política ni moral. Aquí, simplemente hacemos leyes. Digo esto porque, a veces, evoca fantasías de justicia política que no tienen cabida. Hay que decir que el caso es delicado: desde el martes y desde hace tres semanas, trece activistas de ultraderecha han sido juzgados por asociación delictuosa. Son sospechosos de haber fomentado, en mayor o menor medida, un ataque contra Emmanuel Macron en noviembre de 2018, pero también de haber considerado atacar a inmigrantes, quemar mezquitas o incluso secuestrar a «gente rica» ​​para obtener un rescate.

En los banquillos, la mayoría de los acusados ​​tienen entre 50 y 66 años. Todos o casi van vestidos de negro o gris antracita, escuchad al magistrado -sobre todo al pedagogo- con los brazos cruzados, mirando fijamente. Nueve de ellos nunca antes habían tenido tratos con la ley. Empezando por el único imputado que aparece detenido: Mickaël Iber, de 43 años, pero parece tener diez más ya que sus facciones están marcadas. La Justicia teme que no comparezca a las audiencias si es liberado. Pero finalmente este martes, no es tanto el aspecto político como el colorido social de este expediente lo que salta a la vista.

«Es un gato de pura raza»

Aunque enfrentan hasta diez años de prisión, muchos dan la impresión de no entender lo que está en juego en el juicio. Como este acusado Julien C., que pide, a través de su abogado, que se le exima de asistir al juicio -a excepción de su audiencia- por el estado de salud de su… cat. “Es un gato de pura raza, nadie más se le puede acercar”, insiste su abogado, blandiendo la ficha sanitaria del animal ante la mirada un tanto asombrada del presidente. “Entre la dosis de insulina de tu gato y las cuestiones legales para ti y los demás acusados… Me parece más importante de todos modos”, suspira el magistrado. Incluso el hombre de la espesa barba negra, sospechoso de haber proporcionado recetas para hacer explosivos, no reconsiderará su decisión: solo irá y vendrá de Bretaña para su interrogatorio.

Sus coacusados, para muchos, destacan el costo de tal juicio: demasiado lejos, demasiado costoso, demasiado lento. Todos viven en provincias, muchos están desempleados o tienen trabajos precarios. Para los más jóvenes, el tribunal como fiscal no se opone. Este hombre de 26 años, a quien el líder del grupo, Jean-Pierre Bouyer, presentó como su «brazo derecho» tiene una discapacidad mental. Dice que entiende “vagamente” al presidente cuando le recuerda los delitos de los que se le acusa. Al momento de declinar su identidad, no puede reprimir los sollozos, se mete las manos en los bolsillos para tratar de controlar sus temblores. “Golpe, golpe”, le desliza, benévolo, el presidente.

“No estamos en la peluquería”

Para los demás, en cambio, el magistrado es más firme. Si entiende las limitaciones, explica la importancia de asistir a los debates, de poder responder si te cuestionan otros acusados. La necesidad de lo “contradictorio”, en definitiva. Pero al timón, Nathalie C., cincuentona, pelo canoso, jersey rosa, no quiere oír nada.

Fulmina contra los precios «alucinantes» de Airbnb en la capital, explica no tener medios para hacer viajes diarios de ida y vuelta entre París y el Mosela. “De todos modos, odio París, me preocupa”, espeta sin tomar muy en cuenta lo que le dice el presidente. “No estamos en la peluquería”, responde este último. E insistir: “Si no estás, te pone en aprietos. »

“Un pensamiento político no es un delito”

Nada ayuda: el acusado ignorará el juicio, a excepción de su audiencia. Más que la pena incurrida, teme sobre todo perder a los dos clientes con los que limpia. “Trabajo con un médico general, si se entera me despiden. “Ya le pasó a ella cuando estalló el asunto: uno de sus clientes la llamaba todos los días “terrorista”, terminó dimitiendo. “Es mi trabajo o un negocio que ha estado funcionando durante cuatro años. Bueno, yo elijo mi trabajo”, explica con cierta despreocupación. Y qué importa si está “penalizado”.

¿Cuántos acusados ​​seguirán presentes el miércoles cuando el tribunal llegue al meollo del caso? Misterio. Esto es quizás lo que se desprende de este primer día: los encuestados -muchos de los cuales la investigación mostró que tenían inclinaciones conspirativas- estarán lo suficientemente presentes para entender los resortes de la justicia, para ver su independencia al “200%”, en palabras del presidente. , y entender por qué fueron despedidos? “Un pensamiento político no es delito”, insistió el magistrado.

Estilistahttps://enunsalondebelleza.es
Redacto y escribo cosas en este maravilloso blog de noticias sobre el CBD y temas referentes del mundillo del cannabis.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Ads -spot_img

Artículos más Populares

Comentarios Recientes